Desprendimiento de Retina

Definiciones

¿Cuáles son los síntomas de un desprendimiento de retina?

Un aumento repentino en el tamaño y el número de manchas flotantes, lo que indica que un desgarramiento de la retina puede estar ocurriendo:

 

  • Una repentina aparición de centelleos, indicando una posible primera etapa de desgarramiento o desprendimiento de la retina.
  • Una sombra en la periferia (lado) del campo de visión.
  • Una cortina gris en movimiento en medio del campo de visión.
  • Una disminución repentina de la visión.

¿Qué personas tienen más riesgo?

Las personas con las siguientes condiciones tienen un mayor riesgo de tener un desprendimiento de la retina:

 

  • Miopía: Ha tenido cirugía de cataratas, glaucoma, u otro tipo de cirugía ocular o toma medicamentos para el glaucoma que hacen que la pupila sea más pequeña (como la pilocarpina)
  • Lesiones severas en los ojos.
  • Desprendimiento previo de la retina en el otro ojo.
  • Antecedentes familiares de desprendimiento de la retina.
  • Áreas débiles de la retina que pueden ser vistas por un oftalmólogo durante un examen ocular.

¿Cómo se hace el diagnóstico?

Sólo después de un cuidadoso examen hecho por su oftalmólogo se puede determinar si hay un desgarramiento o un desprendimiento de la retina.

 

Algunos desprendimientos de la retina son descubiertos durante un examen ocular de rutina. Por eso es importante tener exámenes de los ojos con regularidad.

¿Cómo se trata un desprendimiento de retina?

Un desgarramiento o desprendimiento de retina es reparado mediante un procedimiento quirúrgico. Basado en su condición específica, el oftalmólogo discutirá el tipo de procedimiento recomendado y le informará sobre los diferentes riesgos y beneficios de las opciones de tratamiento.

¿Qué opciones existen?

Cada caso debe ser individualizado y discutido con el oftalmólogo, pero las opciones son:

 

  • Cirugía con láser (fotocoagulación)
  • Tratamiento de congelación (criopexia)
  • Cerclaje o gancho escleral.
  • Retinopexia neumática.
  • Vitrectomía.

 

Degeneración Macular Relacionada a la edad: La degeneración macular o la degeneración macular relacionada con la edad (AMD, por sus siglas en inglés o DMRE por sus siglas en español) es la principal causa de pérdida de visión en los estadounidenses mayores de 60 años. Es una enfermedad que destruye la agudeza de la visión central. La vista central es necesaria para ver los objetos con claridad y hacer actividades como leer o conducir vehículos.

¿Cuántos tipos de DMRE existen?

DMRE seca: Este tipo de degeneración es bastante común. Apróximadamente el 80% (8 de cada 10) de las personas con DMRE tienen el tipo de degeneración seca.

 

La DMRE seca se produce cuando algunas partes de la mácula se vuelven más delgadas con la edad, causando una aglomeración de proteínas llamada drusas.

 

Esto hace que pierda visión central lentamente. Aún no hay tratamiento para la DMRE seca.

 

Cuando tiene DMRE, pudieran aparecer zonas oscuras en su visión central.

 

DMRE húmeda: Este tipo es menos común pero mucho más grave.

La DMRE húmeda se produce cuando crecen vasos sanguíneos anormales bajo la retina.

 

Estos vasos pueden permear sangre u otros fluidos, lo que provoca cicatrices en la mácula.

 

La visión se pierde más rápido con DMRE húmeda que con DMRE seca.

¿Qué personas tienen más riesgo?

Tiene mayores probabilidades de sufrir DMRE, si:

 

  • Consume una dieta alta en grasas saturadas (que se encuentran en alimentos como la carne, la mantequilla y el queso)
  • Tiene sobrepeso.
  • Fuma cigarrillos.
  • Tiene más de 50 años.
  • Tiene antecedentes familiares de DMRE.
  • Es caucásico (blanco)

 

Tener una enfermedad cardíaca también es un factor de riesgo para sufrir DMRE, además de tener niveles altos de colesterol.

¿Cómo se diagnostica?

En un examen ocular, su oftalmólogo puede pedirle que mire la rejilla de Amsler. Esta rejilla lo ayuda a notar cualquier punto borroso o vacío en su campo de visión.

 

Su oftalmólogo también observará el interior de su ojo por medio de un lente especial. Así puede determinar si hay cambios en la retina y la mácula.

Su oftalmólogo le pondrá gotas en el ojo para dilatar (ensanchar) la pupila.

Esto le permite usar un lente especial para ver el interior del ojo.

 

Puede que el médico utilice una angiografía con fluoresceína para determinar cuál es el problema en la retina. Con este método se le inyecta tinte amarillo (llamado flúoresceína) en una vena, generalmente en el brazo.

 

El tinte viaja a través del torrente sanguíneo. Una cámara especial toma fotos de la retina mientras el tinte se traslada por los vasos sanguíneos. Esto muestra si hay vasos sanguíneos anormales creciendo bajo de la retina.

 

La tomografía de coherencia óptica (OCT, por sus siglas en inglés) es otra manera de observar en detalle la retina. Una máquina analiza la retina y genera imágenes muy detalladas de la retina y de la mácula.